FENTANILO SIGUE COBRANDO VIDAS EN LAS CALLES DE YAKIMA

Potente y mortal.

Así es como las autoridades describen al fentanilo, el opioide sintético que se distribuye en el Valle de Yakima en píldoras similares a medicamentos de farmacia.

El forense del condado de Yakima, Jim Curtice, las llama píldoras de oxicodona falsificadas.

A principios de este mes, Curtice emitió un aviso de advertencia luego que tres personas fallecieron pocos días después de sufrir una sobredosis de opioides sintéticos.

El fentanilo es hasta 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más potente que la morfina. Las autoridades afirmaron que solo se necesitan microgramos de la droga para matar a una persona.

Este año, solo en el condado de Yakima murieron nueve personas tras ingerir fentanilo, aseguró Curtice.

“Creo que han existido, las píldoras sintéticas, pero creo que hubo un lote malo que entró en el área”, dijo.

El año pasado, 13 muertes estuvieron relacionadas con fentanilo y oxicodona. En 2017, se registraron nueve muertes relacionadas, indican informes forenses anuales.

En todo el estado, las muertes relacionadas con opioides sintéticos, principalmente fentanilo, aumentaron de 59 en 2013 a 143 en 2017, registró el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

Las autoridades reportaron que el incremento en el uso de droga sintética comenzó hace casi dos años. Por cada muerte por fentanilo, se han registrado otras 10 personas con sobredosis que sobrevivieron, informó el detective del Departamento de la Policía de Yakima, Erik Horbatko.

El medicamento que contrarresta las sobredosis, es Nalaxona, es eficaz contra el fentanilo, dijo Curtice.

“Lo revertirá”, dijo. “Los paramédicos lo utilizan todos los días”.

YAKIMA HERALD-REPUBLIC